¡MAMÁS ROCKSTARS es una página donde hablamos de todo lo que nos interesa a las mamás actuales!

El nacimiento de Ximena

El nacimiento de Ximena

La historia de mi parto

Toda la vida nos imaginamos el embarazo perfecto, quizás hasta visualizamos el momento del parto tal cómo se ve en la TV, con nuestra pareja a un lado acompañándonos, nosotras teniendo un parto natural sin complicaciones.

Soñamos en el momento en que nace nuestro bebé y por fin lo tenemos en nuestros brazos.  Para muchas mujeres este tipo de parto ha sido una realidad, pero para la mayoría de nosotras no, al menos para mi, el momento del parto quedó muy lejos de lo que había imaginado y planeado.

Mi embarazo

Desde que supe que estaba embarazada todo iba muy bien, no tuve síntomas molestos, todas mis revisiones perfectas, nosotros súper felices al igual que toda la familia. Llegaba nuestro primer bebé y el primer nieto en mi familia y segundo en la de mi marido.

Durante el quinto mes, supimos que sería niña, ese era nuestro sueño incluso ya teníamos hasta el nombre. En la semana 27 me hicieron los exámenes de rutina los cuáles salieron perfectos, esas semanas estuve algo presionada en mi trabajo, pero nada fuera de lo normal. Hasta aquí toda la historia feliz.

El nacimiento de Ximena

Comienzan las complicaciones

Un jueves empecé con dolor de cabeza pero nada fuerte y noté que mis piernas estaban algo hinchadas, la verdad no me preocupé mucho por que son síntomas comunes durante el embarazo. Para el viernes seguía ese dolorcito de cabeza molesto, pero por la noche empecé con un fuerte dolor en el estomago, bajo las costillas, algo muy parecido a la gastritis, de hecho pensé que era eso, durante la noche el dolor empezó a ser más fuerte y no pude dormir.

Preeclamsia

El sábado por la mañana amanecí mucho mejor, ya casi no me sentía mal, únicamente me seguía doliendo la cabeza pero muy leve. Por insistencia de mi mamá fuimos temprano a revisión a la clínica. Y de un momento a otro todo fue un caos, en cuanto me revisaron, me hicieron unos análisis y me dijeron que tenía preeclamsia grave.

Llamaron una ambulancia, me pusieron sonda, suero y me trasladaron a un hospital más grande, me metieron a urgencias y luego a terapia intensiva, hasta que llegué ahí empecé a ponerme muy nerviosa y con mucho miedo, nunca antes había estado internada.

Por mis nervios mi presión arterial se elevaba cada vez más al igual que mis latidos, me colocaron oxigeno y aún así empecé a sentir que me faltaba el aire, me conectaron a muchos aparatos, me hacían muchas pruebas de sangre y al parecer todas salían muy mal, nadie de familia podía entrar a verme, sólo les dieron 10 minutos a la media noche.

Obviamente no pude dormir nada, cada vez me sentía peor, llegó el domingo y todo seguía igual, los médicos me decían que estaba muy grave y me daban anticonvulsivos y muchos otros médicamentos, pase una noche horrible, en lo único que podía pensar era en mi bebé y que ella estuviera bién.

El nacimiento prematuro de Ximena

El domingo seguía sin ninguna mejora y llegó una doctora a decirme:“En este momento te vamos a interrumpir el embarazo, tu bebé esta por cumplir 29 SDG, tiene 50% de probabilidades de sobrevivir afuera, pero si no lo interrumpimos ahora no sobreviven ninguno de los dos, ahora mismo te van a llevar al quirófano, no hay tiempo de hablar con tu familia”.

Todo sucedió tan rápido que no supe como reaccionar, sólo me dio mucho miedo por mi bebé y pánico de perderla. Ya en el quirófano, me anestesiaron y empezaron con la cesárea, yo escuchaba como unos quejiditos y le pregunte a los doctores cómo estaba mi bebé y no me contestaron. Finalmente escuché que ella lloraba, la limpiaron rápido y una enfermera la llevó conmigo rápido y me dijo “este es su bebé, dele un besito” y ahí fue cuando conocí a mi princesa Ximena.

¡Fue lo máximo, nunca se me va a olvidar ese momento! Sólo fueron unos segundos pero se quedarán en mi memoria siempre.

Síndrome de Hellp

De ahí me llevaron de regreso a terapia intensiva y me dijeron que tenía Síndrome de HELLP . Ni su papá ni nadie de la familia sabían que ya había nacido, cuando llegó la hora de visita se enteraron y todos se quedaron en shock, por que no les dieron informes, no sabían como estábamos y todos estaban muy nerviosos.

Por fin le dijeron a su papá que mi bebé estaba en UCIN (Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales), que había pesado 1,500 kg y medía 40 cm. Ese día su papá no pudo conocer a nuestra bebé, hasta el siguiente día. Yo moría de ganas de estar con mi bebé, quería saber como estaba, pero no me dejaban verla hasta que saliera de terapia intensiva.

Pasó una semana y me desconectaron para que pudiera visitarla un momento y luego me regresaron. Las enfermeras me ayudaron y me acompañaron, fue muy  triste verla conectada a un respirador, con lámparas y muchos aparatos, verla tan pequeñita me rompió el corazón y pensé que no era justo que estuviera sufriendo tan chiquita y pensé que era mi culpa por no haberme cuidado más. (Ahora sé que el síndrome de HELLP es una toxemia, y los médicos aún no saben por que da).

El nacimiento de Ximena

Xime estuvo conectada a aparatos parecidos a estos en UCIN (Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales).

 

Los pronósticos de los doctores

Los pronósticos de los doctores no eran nada alentadores, siempre nos decían que mi bebé estaba muy grave. Unos días mejoraba un poco y al otro empeoraba. Aún no era capaz de respirar por ella misma, por lo que tenía que utilizar un respirador, ya que no dio tiempo de aplicarle algún tratamiento para ayudarle a madurar sus pulmones, además su corazón y sistema digestivos aún estaban muy inmaduros y presentaba varias complicaciones.
Una vez me dijo una enfermera…“Señora hágase a la idea cuando venga que a lo mejor ya no la va a ver, ya ha estado muy desganada la nena, y ha bajado mucho de peso” es horrible pasar por eso y demasiado triste. En esos momentos mi bebé ya pesaba solo un 1 kg.

Pasaron unas semanas y a mi me dieron de alta, pero mi nena se quedó, pero por fin le quitaron el respirador y le pusieron algo parecido a un casquito con oxigeno, ahora pesaba 1,200 kg y me dijo el Dr. ya podía tomar algo de leche con sonda, todo iba mucho mejor, pasaron unas 8 semanas desde que nació y por fin salió de terapia intensiva y la llevaron a la sección de prematuros.

Estábamos muy contentos por qué ya estaba mucho mejor, sólo un día presentó una apnea (dejó de respirar por unos minutos), le hicieron estudios y dijeron que no le había afectado, unos días después le quitaron el oxigeno, y por fin le pude dar un biberón, solo fue 1 ml pero era mucho avance para ella.

De ahí sólo fue que recuperara peso y creciera.  Un miércoles después de dos meses y medio, por fin me dijeron lo que tanto esperábamos: ¡su bebé ya se puede ir a casa! ¡Estábamos muy felices! Mi bebé ahora ya pesaba 1,600 kg y cada día estaba más fuerte.

 

Por fin en casa

En casa, Xime requirió de muchos cuidados, lámparas para que guardara el calor, medicina para que no dejara de respirar, etc. Estuvimos bajo revisiones con todo tipo de especialistas médicos por dos años (pruebas neurológicas, cardiológicas, etc.)

Ya pasaron varios años desde que nació Ximena, gracias a Dios ha crecido muy sana y fuerte y es lo mejor que me ha pasado.
El nacimiento de Ximena
HOY NO IMAGINO MI VIDA SIN ESA PEQUEÑA PERSONITA,  SIN ESCUCHAR DE UNOS PEQUEÑOS LABIOS ESA PALABRA CORTA Y LARGA A LA VEZ… “MAMÁ”.

¡GRACIAS POR VENIR MI HERMOSA XIMENA!
Rebeca

 

Cada mamá tiene una historia para compartir, que te parece si nos cuentas la tuya? cada historia que nos envien será publicada en el blog, puedes enviarnos, textos, fotos o videos a mamasrockstars@gmail.com

 

También te puede interesar:

Nuestra historia: De las alergias al autismo…

El nacimiento de Rodrigo

 

 

5 Comments

  1. Gracias por ser una extraordinaria mama! Ahora con mas razon pienso y le digo a Ximena que es una …. (tu ya sabes!)

  2. Que historia, se parece un poco a la mía, mi bebe nació con el mismo peso y talla q tu nena, sólo q en la semana 33, era muy pequeñín para la semana. Gracias a dios todo salió muy bien . Besitos para ti y Ximena.

  3. Querida Blanca gracias por tu comentario! que gusto saber que tu bebé está muy bien ahora, estos bebés son un ejemplo de fortaleza para nosotros y nuestro motor!! Besos para ustedes!!

  4. No cabe duda que cada parto es muy diferente, gracias a Dios tu pequeña la libro y sigue adelante siendo una hermosa criatura hay muchos bebes que no lo logran pero aun así creo que es un plan de Dios, el no nos manda más de lo que podamos soportar y el hecho de pasar por esta experiencia te convirtió en una mejor persona y una super mamá. Casos como el tuyo me ponen a pensar que soy una mujer muy afortunada por haber tenido embarazos y partos naturales y tranquilos y por eso doy gracias todos los días. Felicidades por ese regalote que te enviaron 😀 y que además les quedo bien bonita.

  5. Esther que linda!!!! muchas gracias!!! si la verdad es que siempre que veo a Xime también me siento muy afortunada de tenerla, sobre todo sana y feliz y creciendo cada día. Hoy cumple 7 años!! y somos los papás más felices!! Me da gusto saber que tus embarazos fueron muy buenos!! ojalá si algún día me animo a ser mamá de nuevo sea así!! Muchos besos para ustedes!! y Muchas gracias por leernos!!!!

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿Cómo encontrar un biberón adecuado para un bebé prematuro? - […] Historias de nacimientos – El nacimiento de Ximena […]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *