¡En MAMÁS ROCKSTARS hablamos sobre todos los temas que nos interesan a las mamás actuales!

¿Por qué las mamás nos volvemos tan sensibles?

¿Por qué las mamás nos volvemos tan sensibles?

Mujeres muy sensibles

Debo confesar que toda mi vida he sido muy sensible o lo que es lo mismo siempre he sido chillona. Pero desde que me convertí en mamá esto se duplicó, si mal no recuerdo todo empezó con el embarazo, desde ahí empecé a llorar por cosas sin importancia…bueno hasta con comerciales, videos de internet y películas me he puesto a llorar como Magdalena.

¿Quién no ha llorado viendo Bambi, Dumbo, y muchas otras películas para niños? Menos mal que no soy la única, este tema ha sido motivo de muchas risas cuando lo platicamos entre mamás y confesamos las cosas por las que hemos llorado y que en momentos de total lucidez suenan ridículas.

Por naturaleza las mujeres somos más sensibles que los hombres esto debido a nuestro funcionamiento hormonal, sufrimos grandes cambios durante la menstruación, ovulación, embarazo, etc., y con ellos nuestras emociones se vuelven una montaña rusa.

Ser mujer: ¿Por qué las mamás nos volvemos tan sensibles?

¿Cuáles pueden ser las causas?

El estrógeno y la progesterona son los principales causantes de este caos, gracias a sus efectos sobre el cerebro, estas hormonas influyen en nuestro comportamiento.

El estrógeno es una hormona muy importante para el desarrollo sexual y reproductivo, por lo tanto aumenta considerablemente durante la pubertad y el embarazo, y es el causante de cambios emocionales y físicos.
El estrógeno durante la pubertad desarrolla los caracteres sexuales secundarios y regula el ciclo menstrual. Durante el embarazo estimula el crecimiento del útero y apoya el desarrollo del feto, debido a que en estas etapas de nuestra vida el estrógeno aumenta considerablemente son mucho más notorios nuestros cambios de humor.

A lo largo de nuestra vida podemos tener desajustes hormonales que disminuyen los niveles de estrógeno y esto también puede ser causante de depresión.

Está comprobado que la hormona llamada “estrógeno” es causa de alteraciones emocionales y orgánicas en toda mujer, se manifiesta en su forma de ser y de sentir, es decir; nosotras las mujeres, mostramos una conducta sostenida en cómo nos sentimos, principalmente en los días fértiles (días de ovulación), que si nos ponemos a observar, encontraremos que son los días en que nos ponemos más sensibles, cualquier palabrita que nos sea mal dicha, ya estamos alterándonos o llorando. Algunas mujeres en éste período, muestran enorme irritabilidad, otras muchas sensibilidad, otras van de la agresividad al llanto, es una tremenda descompensación de emociones, una terrible guerra psicológica y más cuando a parte de estar atravesando por ésos factores, se tienen motivos externos para llegar incluso a sentir tristeza, desánimo, depresión y hasta anemia espiritual. (1)

Algunos experimentos han mostrado también que la progesterona podría tener un cierto efecto “depresivo” sobre la parte afectiva de la mujer, el cual puede ser más evidente también durante esa segunda fase del ciclo, o sea, en el periodo previo a la menstruación. (2)
Ser mujer: ¿Por qué las mamás nos volvemos tan sensibles?

Estos cambios son en todas las mujeres pero hasta el momento no he encontrado la razón científica que explique por que al convertirnos en mamás somos aún más sensibles que antes, por que lloramos a veces hasta por que paso una mosca.

¡Aún no eres mamá y crees que esto no te pasará, esperemos a que llegué tu primer hijo y hablamos! jaja

Fuentes y más información:

(1) Toda mujer es bella 
(2) Diario Femenino
Curiosidades Batanga

Rebeca
Avatar-MamasRockstars

 

También te puede interesar:

 

¿Mujeres sin hijos vs Mujeres con hijos?

 

 

Ser mamá y el verdadero amor de tu vida

 

 

3 Comments

  1. Bufff chica, dímelo a mí, que con la nueva versión de Heidi estoy que no gano para pañuelos jajaja

  2. Montse estamos igual, por eso en casa nunca faltan los pañuelos 😉
    Un abrazo y gracias por pasar a leer!!

  3. Si a veces lloro de la nada o me enojó igual. Y mis niñas ya están grandecitas. Hay que aprender manejar nuestros sentimientos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *