¿La maternidad y tu profesión no se llevan?

En junio del 2013 causó revuelo una noticia:
“Estudiante de Veracruz declina trabajar en la NASA por casarse”.

Y bueno, todas sabemos de casos, o nosotras mismas los hemos vivido, en donde anteponemos intereses sentimentales a  profesionales.

 

¿Será cosa de género?

 

Y ni hablar de las bajas por maternidad, o las faltas laborales por las enfermedades de los hijos, una puede ir a trabajar arrastrándose con 40° de temperatura y cargando el rollo de papel en la mano, pero si los hijos se enferman, aunque nos corran, pero no dejamos al chamaco así.
Maternidad
Como en casi todos los temas maternos, hay diferentes opiniones, pero la cosa esta un poco injusta, pero por decisión de una misma. Digo, durante el embarazo, parto y lactancia no podemos pedirle al papá que falte por nosotras, pero después la cosa cambia.

 

¿Feminismo?

 

Y yo…me pesa decirlo pero, a veces, soy feminista perfeccionista de esas que caen gordas y que viven con el lema de que si quieres que las cosas salgan bien, hazlas tú.

Y pues me sacrifico para cuidar a la criatura, o llevarla a sus eventos, o hacerle sus cosas, aunque yo traiga las uñas de la chimoltrufia (con el esmalte descarapelado), tenga mucho trabajo, y no me haya depilado las piernas en los últimos 10 días.

Y pues no está bien, resulta que la niña es producto de dos personas, no sólo mía.

Aprender a delegar

 

Hay que aplicar estrategias laborales en la casa:
Aprender a delegar

Digo, no creo que el papá sea tan despistado que se le pierda la criatura, si él también la ama.

A lo mejor no le va a hacer sus chonguitos como yo se los hago, pero de que le da de comer, le pone el suéter y le cambia el pañal, eso sí seguro lo hace ¿entonces para qué aumento mi neurosis propiciando que no pueda disponer de unas horas para mí?

 

Paternidad

Respeta tus decisiones

Así veo yo las cosas, tendemos a sacrificar unas cosas por otras, y luego nos andamos quejando, o nos andan criticando, cuándo sencillamente son decisiones personales que deben ser respetadas, de entrada, por una misma.

Ahora que la cuestión sociocultural es otra cosa muy compleja, está muy rudo evolucionar rápidamente después de siglos en donde la función principal de la mujer es casarse y tener hijos, tan es así que a nosotras mismas nos pesa pero lo decidimos solitas.

 

A veces la maternidad puede ser difícil

He tenido unos cuántos días en donde me dan las cinco de la tarde en camisón y me la he pasado lavando ropa, trastes, haciendo papilla y cambiando pañales, y me pregunto a mí misma ¿de qué me sirvió haber estudiado una carrera, varios diplomados, especialidades, cursos diversos y tres idiomas si iba a acabar aquí? Y me doy cuenta que yo solita firme el acta de matrimonio y dije que si quería tener a la bebé…

Incluso la serie que rompió esquemas femeninos acabó en el burdo cuentito de hadas: Sex and the city, sólo Samantha tuvo los… la fortaleza vaya, para seguir su vida sola a pesar de tener por pareja estable a un cromo de hombre, y salirse del conocido esquema de que una mujer tiene que acabar su historia ligada a un hombre y con hijos.

 

Intentar hacer todo

Me resta decir que pienso que estamos viviendo una etapa de transición muy difícil, nos exigimos brillar en diferentes escenarios, ser multitask, mamá, profesionista de alto nivel, económicamente independiente, flaca, emprendedora y aparte tener tiempo para las amigas, pero nosotras solitas nos lo exigimos eh…en el fondo somos nosotras solitas.

En resumen hay que asumir las consecuencias de nuestras decisiones, sin andar lloriqueando y amargándonos a lo tontito, a veces no se puede servir a dos amos (trabajo e hijos), pero podemos servir a uno primero y a otro después, así no quedamos mal con ninguno, o podemos darles horarios diferentes, delegando tareas entre colegas y la pareja o la familia.

Me voy a disfrutar de mis carencias con el lavabo lleno de trastes sucios, porque hoy si me voy a dormir temprano, ya mañana conquistaré el mundo… y lavaré los trastes.

 

P.D. La chica veracruzana se va a casar, no se va a hacer una lobotomía. Ella seguirá teniendo su inteligencia casada, viuda, divorciada o embarazada,  pero tomó una decisión que la benefició en su momento.  Si una gran oportunidad es para ti, lo va a ser aunque no sea en el momento que pensabas, Dios se ríe de tus planes.

 

Colaboración de por Margarita Meza Ghenno

También te puede interesar:

S O S Mamás Estresadas

El reto de ser mamá soltera


0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

  1. Somos nuestro propio verdugo, yo aprendí igual que tú a priorizar y ya no me molesta delegar cosas, antes todo lo tenia que hacer yo porque si no pues no esta bien hecho, pero con el pasar del tiempo las cosas se van acomodando. Al menos en mi caso mi marido me ayuda mucho en las labores del hogar por lo que me siento muy afortunada pues de esos hombres quedan pocos y mis retoños ya crecieron por lo que también ayudan en casa. En cuanto a lo laboral, la verdad es que las que nos quedamos con ellos en algún momento sentimos culpa porque postergamos ese proyecto profesional y las que logran su proyecto profesional sienten culpa porque se perdieron de grandes cosas con sus hijos pero igual que tú creo que todo esta en nosotras mismas, mientras la decisión que tomamos nos haga felices a nosotras y estemos conscientes de las consecuencias, lo demás está de más, el dedicarte al hogar es tan importante como cualquier profesión y no hay que menospreciar a las mujeres que por convicción decidimos dedicarnos a ser mamá de tiempo completo o a esa mujer que decidió ser profesionista y sacrificar tiempos con sus hijos, es lo que a cada una le hace feliz.