Cada vez es más común la separación de las parejas, un proceso doloroso para toda la familia pero mucho más para los hijos. Los adultos sufren por todos los cambios que esto implica, pero para los hijos es mucho más dificil, ya que están en juego su seguridad emocional, familia, estabilidad, etc. Los hijos están viviendo una doble perdida: uno de los padres ya no vivirá con ellos y el otro tendrá que ausentarse más tiempo de casa para trabajar (en la mayoría de los casos). La vida de los niños cambia de un momento a otro, además de la separación de los padres se tendrán que adaptar a varios retos más, como por ejemplo:

• Mala adaptación de alguno de los padres (hostilidad o depresión).
• Cambio de residencia.
• Perdida de poder adquisitivo, cuando los gastos ya no se comparten.
• Introducción de parejas nuevas de los padres.
• Presión hacia los hijos para que tomen partido hacia alguna de las partes….entre otros.4
Se entiende que los padres sufren en todo esto, pero la diferencia está en que como adultos se tienen armas para superarlo y los niños no, en este sentido están indefensos. Para lograr ayudarlos hay que dejar la culpa atrás. Si tú pediste el divorcio, tienes todo el derecho de buscar una vida mejor, y si tú no lo querías pero lo estás viviendo, no tuviste la opción de decidir en ese momento, pero si se puede decidir luchar por tu bienestar emocional y el de tus hijos para buscar una vida mejor  y hay que trabajar para lograrlo.

001_small

Las consecuencias negativas en los hijos pueden ser temporales o permanentes dependiendo de varios factores que se estén viviendo en ese momento, por ejemplo:

• La estabilidad emocional del niño, durante el matrimonio de los padres.
• Las características del niño.
• Las características de cada uno de los padres.
• El tipo de relación que mantiene el niño con el padre con el que vive.
• El tiempo y el tipo de relación que comparten el niño y el padre con el que no vive.
• El que sus necesidades físicas, psicológicas y emocionales, sean satisfechas.
• La relación de los padres, durante y después del divorcio.
• La cantidad e importancia de los cambios que vive el niño a partir del divorcio (cambio de casa o escuela, menos tiempo con personas importantes en su vida, cambio de actividades, etc.).
• El surgimiento de problemas económicos.
• El apoyo emocional de otras personas o familiares.

Las reacciones que presentan los niños ante un evento tan significativo en ellos, varían con la edad, por lo que se a continuación se listan algunas de las que se observan, clasificadas por edades:

2.5 – 5 años: Regresión, trastornos del sueño, irritabilidad, angustia de separación, solicitud de contacto físico, inhibición de los juegos, temor al abandono, sentimientos de responsabilidad por la separación.
5 – 8 años: Tristeza manifiesta, sollozos, sentimientos de rechazo, nostalgia por el padre que se va, fantasías de retorno del padre ausente. Acentuada disminución del rendimiento escolar. Temor a ser expulsado.
9 – 12 años: Renuncia a hablar de sus problemas, intensa ira contra uno o ambos padres, descenso del rendimiento escolar, deterioro de las relaciones con los compañeros, fácilmente captado como aliado por uno de los padres.
Adolescencia: Depresión, ausentismo escolar, actividad sexual, abuso de alcohol y drogas. Y en casos extremos intentos de suicidio. (1)

hijos_divorcio_2

Para lograr que los hijos se acostumbren a la nueva vida y regresen a la “normalidad” lo ideal sería un apoyo mutuo entre la pareja divorciada, cooperando para la educación de los hijos y evitando la confrontación, especialmente delante de los hijos. Los padres deben ser capaces (independientemente de sus problemas personales) de crear un proyecto educativo común, de permanecer en cierta manera unidos ante los hijos, en lo que respecta a sus cuidados. Hay que hacer un esfuerzo y darle a los hijos el ejemplo, la atención, tiempo y cariño, que necesitan para superarlo adecuadamente. Satisfacer las necesidades físicas y emocionales de los hijos en esta situación, es una carga extra para los padres, que necesitan hacer un mayor esfuerzo. Sobre todo, en un momento en el que están sufriendo y en el que tienen menos energía y fuerza. Los padres deben hacer entender al niño que siempre van a estar ahí, que estarán incondicionalmente y que aunque no vivan juntos van a trabajar conjuntamente para las necesidades del niño. No hay que intentar “ganarse” a los hijos con regalos o dinero, ni intentar ponerle en contra del otro progenitor. Tampoco hay que utilizar al niño como mensajero para que la otra persona se entere de cosas o sacarle nosotros información sobre la ex pareja. Se deben evitar a toda costa las discusiones delante de los hijos. Sí se debe explicar a los niños (de acuerdo a su edad) lo que ha ocurrido y porque se ha tomado la decisión, como van a ser las cosas de ahora en adelante y que seguirán estando ahí incondicionalmente para ellos aunque no estén juntos. Procurar que los hijos entiendas que no tienen nada de culpa.
Todo esto es en el caso de que la influencia de ambos padres sea positiva, si uno de los padres solo aporta hostilidad y conflictos o tiene problemas psicológicos puede que la evolución en los hijos sea mejor sin tener contacto con este progenitor. (2)

(Cada caso es único y lo ideal sería llevar este proceso acompañado de un profesional para tener el apoyo psicológico y manejarlo de acuerdo a las circunstacias de cada familia)

Todo esto logrará que los hijos tengan una buena calidad de vida y estén perfectamente adaptados a su”nueva familia”, no se dañe su relación con mamá y papá, se tengan las mínimas repercusiones a largo plazo y no se vean afectadas a futuro su manera de relacionarse con el sexo opuesto, su autoestima, etc.

Si estás pasando por este proceso recuerda que aunque todo parezca mal en este momento, te sorprenderías de todas las cosas buenas que te depara el futuro.
Rebeca
LOGOMamasRockstars

Fuentes:
(1) BBmundo
(2) Medciencia
Crecimiento y bienestar emocional
Kidshealth
Masterforense


0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.