Guía práctica de cuidados de la piel en temporada de frío

¿Cómo cuidar tu piel en invierno?

La llegada del invierno también trae consigo riesgos para la piel que se tienen que tomar en cuenta para prevenir algunos daños. El frío intenso, el cambio de temperatura al cambiar de ambiente y la contaminación hacen acto de presencia, y son bastante perjudiciales para la piel delicada porque tienden a resecarse con facilidad.

Guía práctica de cuidados de la piel en invierno
Nuestra piel en el invierno

La mayor concentración de grasa en la frente, nariz y mentón crea una capa protectora contra el frío hace que la zona T sea la más resistente al frío intenso. Mientras, las mejillas y las orejas son las que más sufren y tienden a secarse.

Los daños que más vemos en la piel son el exceso de sequedad, la aparición de pequeñas arrugas, aceleración del envejecimiento y capilares continuamente dilatados. También se tiende a padecer de vasoconstricción, que es la disminución de la irrigación de la sangre; como consecuencia, los nutrientes y el oxígeno tienden dificultad para llegar a la dermis.

Guía práctica de cuidados de la piel en invierno

Los cuidados

Mantener la piel sana requiere de tener cuidados de forma recurrente. Además, algunos de ellos también son beneficiosos para mantener una buena salud general porque no solo afectan a la piel. Los que tienes que aplicar diariamente son los siguientes:

  • Para los labios. Usa un poco de bálsamo labial o de vaselina sobre los labios para crear una capa protectora hidratante. Además, no intentes lamerlos porque esto los reseca y aplica más bálsamo cuando creas que hace falta.

  • En los ambientes cerrados. Procura mantener ligeramente húmedo el ambiente de la habitación en la que estés usando humidificadores porque el aire en invierno es más seco de lo común, lo que contribuye a que se seque la piel.


  • En tu rutina de belleza. Es bueno reemplazar algunos productos tradicionales con otros naturales como los de Innisfree para evitar algunos de los efectos secundarios que ocasionan los químicos. Es algo que se debería hacer en general, pero es especialmente importante en invierno porque los químicos tienden a deshidratar la piel.

  • Mantenerte hidratada. El frío y el uso de la calefacción hacen que la piel pierda su humedad natural, lo que ocasiona la aparición de arrugas y de la piel escamosa. Bebe agua con bastante frecuencia para hidratarte y compensar esta pérdida de agua por factores externos.


  • Ten cuidado con el sol. Incluso si el sol es tenue durante el invierno y el cielo tiende a estar nublado, sigue siendo necesario protegerse contra los rayos UV. Aplica protector solar suave en el rostro unos 30 minutos antes de salir a la calle.


  • No abusar del agua caliente. El agua excesivamente caliente daña la piel y el cabello, así que es mejor que la temperatura del agua de la ducha no sea tan alta. Terminar el baño con agua ligeramente templada ayuda a que el cambio de temperatura al salir no sea tan brusco.

Finalmente, hay que evitar los cambios fuertes de temperatura al cambiar de ambiente. Una solución es bajar un poco la calefacción antes de salir, sin que llegue a ser incómodo. También puedes desprenderte de los abrigos durante unos minutos al ingresar a un lugar cerrado, en lugar de quitarte todos a la vez.

También te puede interesar:

¿Qué es el agua micelar y para qué sirve?

¿Qué es el yoga y cuáles son los diferentes tipos y estilos que existen?

(Visited 60 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.